Lunes, 11 de Diciembre de 2017

Intérpretes | Solistas

Ferrucio Benvenuto Busoni

Ferrucio Benvenuto Busoni

Por Jorge de Hegedüs. Si bien la composición está relacionada con el concepto de “búsqueda”, de creación, Busoni también comenzó hacerla sobre lo que ya estaba compuesto, “crear” sobre lo que ya estaba creado y por tal motivo se dedicó a Bach, haciendo numerosas transcripciones del órgano al piano. Por la estructura de estas transcripciones podemos inferir que debe de haber sido un ejecutante y virtuoso de primera línea. Ello se constata también por las grabaciones que han sobrevivido, pese a que fueron hechas a principios de la década de los años veinte y, obviamente, debido a las carencias técnicas de esa época son de mediocre calidad.







Este gran artista italiano, nació en Espoli el 1 de abril de 1866, cuatro años después que Debussy. Al igual que Leopoldo Godowski puede considerársele como un pianista prácticamente autodidacta. Busoni se fue formando de manera solitaria y de acuerdo a sus propios intereses. De todas maneras, desde muy pequeño sus oídos estaban impregnados de música puesto que su padre, Ferdinando Busoni, era un excelente clarinetista, mientras que su madre, de soltera Weiss, era muy buena pianista. El pequeño Ferrucio debutó ante el público a la edad de siete años y uno de los que estaba en la sala quedó muy impresionado con este niño: se trataba nada menos que del “Leon Ruso” Anton Rubinstein. Con nueve ya se presentó en Viena, y los comentarios de la “Neue Freie Presse” fueron excelentes, especialmente por su “toque asombroso…..desprovisto del dulce veneno romántico de Wagner” (¡!). Luego de ello, la familia Busoni se instaló en Graz en donde el niño Ferrucio se puso bajo la orientación musical de Wilhem Mayer, pero no en el campo del piano sino en el de la composición. Esto dio sus frutos, de tal manera, que con doce años de edad dirigió ante el público dos obras propias: el “Sabat Mater” y un “Ave María” (op. 1, 2). Luego de finalizada la parte orquestal, se sentó al piano y tocó cinco piezas del op.3. Indudablemente que se estaba ante un verdadero genio. Pero ello no es todo, dado que poco más tarde, con sólo quince años de edad, es nombrado maestro en la Academia Real Filarmónica de Bolonia. Pero permanece en dicha institución docente solamente tres años, luego de lo cual se dirige a Viena en donde toma contacto con Johannes Brahms.  A fines de la década de los ochenta del siglo XIX viaja a Helsinki. Este viaje tuvo consecuencias muy especiales en su vida puesto que conoció a Jan Sibelius y también a la hija de un escultor, Gerda Sjöstrand, con quien contrae matrimonio. A continuación rechaza una invitación para enseñar en Rusia puesto que prefirió trasladarse a los Estados Unidos, en donde debutó en Boston y luego en Nueva York.

Finalmente en 1894, Ferrucio Busoni se instala en Berlín. Hace música de cámara junto al violinista belga Eugène Ysaÿe, inaugurando de esta manera la Wigmore Sall de Londres. Luego de ello dicta numerosos cursos en Weimar. Incluso presenta en primera audición composiciones de Jan Sibelius, Frederick Delius y Bela Bartok.

¿Qué es lo que se puede extraer de la personalidad de Busoni específicamente como artista? Al respecto se puede aclarar que este músico fue un obsesivo en determinados aspectos del arte musical. Si bien la composición está relacionada con el concepto de “búsqueda”, de creación, Busoni también comenzó hacerla sobre lo que ya estaba compuesto, “crear” sobre lo que ya estaba creado y por tal motivo se dedicó a Bach, haciendo numerosas transcripciones del órgano al piano. Por la estructura de estas transcripciones podemos inferir que debe de haber sido un ejecutante y virtuoso de primera línea. Ello se constata también por las grabaciones que han sobrevivido, pese a que fueron hechas a principios de la década de los años veinte y obviamente, debido a las carencias técnicas de esa época, son de mediocre calidad.

Pero por todo lo que ha hecho Busoni, y tomando en consideración lo estrictamente pianístico, estamos muy de acuerdo con Schonberg en cuanto a que en el caso de Godowski, lo importante era el instrumento, el piano, “exprimirlo” en sus máximos recursos, mientras que con Busoni el objetivo era distinto, era la idea interpretativa, la constante búsqueda de un concepto intelectual en la ejecución de una obra pianística. Al igual que Godowski, el músico toscano era un obsesivo del estudio, dado que en muchos casos, después de dar un concierto iba a su casa o lugar de alojamiento y se ponía a estudiar lo que un rato antes había ofrecido al público; ello se debía a que no estuvo conforme con lo realizado. Alfredo Casella, el notable musicólogo y docente italiano, quien sentía enorme admiración por su compatriota, también hace valores comparativos con relación a otros pianistas de la época. En ese sentido expresa que tanto Hans von Bülow como Anton Rubinstein eran especialmente “intérpretes”, mientras que Busoni ponía el peso de su ejecución en la creación, no importara si la misma se desviara de las propias ideas interpretativas del autor. Esto llegó a ser hasta obsesivo para este gran músico. Indudablemente que sus ejecuciones pianísticas pasaron a ser verdaderamente originales, a tal punto, que se llegó a levantar críticas serias al enfoque de sus ideas creativas. Esto se ejemplifica mediante su interpretación de Beethoven, compositor de quien nunca tocó todas sus sonatas, sino únicamente trece de ellas. Busoni, al enfocar alguna obra del genio de Bonn, quería extraer conceptos nuevos y ello debido, probablemente, a la forma convencional con que siempre se le interpretaba. Por dicho motivo contestó a distintas críticas expresando que  “….trato de llegar a esa libertad y humanidad que distinguen esta música de cualquier otra precedente (…) reivindico acercarme lo más posible a ese estilo, formándome un ideal mal llamado <moderno> que no es nada más que vida”. Sus ejecuciones eran indudablemente distintas a lo que hacían sus colegas, incluso los más importantes.

Hasta cierto punto y de acuerdo a las características de Busoni, a lo que él quería lograr, podríamos considerarlo como un artista “frustrado”. Ello se debía a su incansable búsqueda de objetivos, del verdadero sentido de la perfección, pero perfección en el sentido artístico – intelectual, en un enfoque idealista.

Era una constante carrera hacia una meta que siempre se alejaba y nunca podía alcanzarse. Por dicha causa, su carrera como músico estaba compuesta de marchas y contramarchas. Cuando fue joven tenía en sus dedos prácticamente todo el repertorio pianístico de los que se había hecho hasta ese momento, pero a medida que pasó el tiempo se concentró cada vez más en Bach, Mozart y algo de Beethoven, del cual expresó que “había que distinguir  entre los bueno y lo malo de sus composiciones” (¡!). Con respecto a Mozart llegó también hacer una observación parecida. Al final de su vida comentó con tristeza que se había equivocado en cuanto a Liszt, dado que en un principio “lo había adorado, más adelante me asombró y luego, como latino, le di la espalda”. Con respecto a Chopin expresó “me ha atraído y repelido toda la vida y he escuchado demasiado a menudo su música…prostituida, profanada, vulgarizada”. Por esta causa sus interpretaciones del músico polaco eran muy distintas a otros pianistas de la época, caso de Paderewski. La diferencia que “su” Chopin era sin “rubatos”, sin variantes rítmicas y sin sentimentalismos. Ante la falta de conformidad de lo que componían algunos músicos, Busoni “metía sus manos” y hasta corregía la propia nota impresa. De ello no escapó hasta el propio Liszt, el cual, siendo ya bastante complicado por el elevado nivel técnico de sus obras, Busoni cambiaba los tiempos y ritmos de manera aparentemente arbitraria, incrementándole incluso las dificultades. Una justificación para ello era que ya entrando prácticamente en el siglo XX, con tantos virtuosos de elevado nivel, las grandes dificultades de las obras de Liszt ya no impresionaban a nadie, el público estaba perfectamente adaptado al “súper” virtuosismo. Esto justificaba entonces en el caso de Busoni, en hacer determinados cambios, demostrando además que no creía en todo lo que estaba impreso en el pentagrama, por más que para algunos, en ese entonces y ahora, parezca un sacrilegio, un atentado al arte musical. Para este italiano no lo era. En general Busoni impactaba y gustaba a los intelectuales por encima del público.

Su resistencia física era extraordinaria dado que en plena madurez era capaz de tocar en un solo conciertos las cuatro baladas de Chopin, seis estudios, dos leyendas y la Fantasía de don Juan de Liszt: una verdadera maratón. Su valor como compositor no era nada despreciable, dado que además de las transcripciones de las obras de Juan S. Bach, compuso dos conciertos para piano y orquesta, gran cantidad de obras para piano solo, música de cámara y una ópera, “Doktor Faust” de la cual hizo la mayor parte y fue terminada por uno de sus alumnos, Philipp Jarnach, siendo estrenada en Dresde en 1925, es decir, un año después de su fallecimiento. Además tuvo gran influencia en varios pianistas que hicieron exitosas carreras internacionales. Entre ellos se puede citar a Rudolf Ganz, Egon Petri, Eduard Steuerman y Guido Agosti.

Ferrucio Busoni falleció en Berlín el 27 de julio de 1924 a los 58 años de edad.

Jorge de Hegedüs


Más Notas
Gavriel Lipkind
Stephen Kovacevich
Jascha Heifetz
Wilhem Backhaus
Ossip Gabrilowitsch

Ver Historial




Breves

  • HECTOR BERLIOZ

    Fue un creador cuyo obstáculo fue la intransigencia de la mayoría de los músicos en casi todos los temas, desde su apoyo al uso del saxofón o a la nueva visión dramática de Wagner. Su vida fue excéntrica y apasionada. Ganó el Premio de Roma, el más importante de Francia en aquel momento, por una cantata hoy casi olvidada. Su obra musical es antecesora de estilos confirmados posteriormente.

  • El aprendiz de brujo de Paul Dukas se basa en una balada de Goethe. Es un scherzo sinfónico que describe fielmente cada frase del texto original.

  • La primera ópera de la que se conserva la partitura es Orfeo de Claudio Monteverdi. Se estrenó en Mantua en 1607, con motivo de la celebración de un cumpleaños, el de Francesco Gonzaga.

  • La obra que Stravinski compuso desde la época del Octeto de 1923 y hasta la ópera The Rakes Progress de 1951, suele considerarse neoclasicista.

  • En la Edad Media encontramos la viela de arco, de fondo plano y con dos a seis cuerdas, que se perfeccionó en la renacentista, hasta llegar a su transformación en el violín moderno a partir del siglo XVI, cuando se estableció una tradición de excelentes fabricantes (violeros) en la ciudad de Cremona.


Citas

  • DANIEL BARENBOIM

    "Un director no tiene contacto físico con la música que producen sus instrumentistas y a lo sumo puede corregir el fraseo o el ritmo de la partitura pero su gesto no existe si no encuentra una orquesta que sea receptora"

  • GEORGE GERSHWIN

    "Daría todo lo que tengo por un poco del genio que Schubert necesitó para componer su Ave María"

  • GUSTAV MAHLER

    "Cuando la obra resulta un éxito, cuando se ha solucionado un problema, olvidamos las dificultades y las perturbaciones y nos sentimos ricamente recompensados"

  • FRANZ SCHUBERT

    "Cuando uno se inspira en algo bueno, la música nace con fluidez, las melodías brotan; realmente esto es una gran satisfacción"

  • BEDRICH SMETANA

    "Con la ayuda y la gracia de Dios, seré un Mozart en la composición y un Liszt en la técnica"

MULTIMEDIA

  • Concierto para violín y piano

    Félix Mendelssohn

  • Sonata Nº 2 Op. 35

    Grave - Doppio movimento

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Programa N° 12 - 21 de noviembre de 2010

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    N° 7 - 17 de octubre de 2010

  • Sinfonía Nº 9 "Coral"

    Ludvig van Beethoven

  • Falstaff

    Giuseppe Verdi

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Ciclo 2011 - Programa N° 16

  • Suite Gayanéh

    Gopak

Intérpretes

Músicos

Agustín Bardi

Agustín Bardi

Hacia 1908 y en algunos cafetines de camareras de La Boca emplazados frente al Riachuelo, "El bar de la taquera" y el "Café del Griego", debutaba Agustín Bardi integrando, como violinista, un trío con Ravina y Benigno, y más tarde un cuarteto con el Tano Genaro Espósito. Al poco tiempo pasó al café "La Marina" donde interpretó públicamente el piano por primera vez. En 1911 actuó en "El Estribo" y ese mismo año compuso su primer tango: Vicentito, dedicado al bandoneonista Vicente Greco.

Voces

Amelita Baltar

Amelita Baltar

No es fácil introducirse en el mundo artístico de Amelita Baltar, una figura del canto que se entronca en el tango por caminos no tradicionales. Ella no es la "piba de barrio" que alcanza notoriedad, después de haber pasado el examen de cantar ante familiares y amigos, de haber actuado en concursos que buscan "la nueva voz" o transitado boliches tangueros. Muchos la consideran un "invento" de Piazzolla, otros dicen apreciar en ella una nueva voz alucinada y sensual, enraizada en la canción rioplatense.

Voces

Ángel Vargas

Ángel Vargas

Posiblemente, junto a Francisco Fiorentino, fue el modelo del "cantor de la orquesta". Tanto es así que hablar de Ángel Vargas nos remite indefectiblemente a Ángel D'Agostino, el director de la orquesta de sus grandes éxitos. Cantor de una personalidad impresionante, es el símbolo del fraseo porteño de los años cuarenta. Vargas canta como únicamente se cantó en el cuarenta. Su fraseo era reo y compadrito pero al mismo tiempo, de un infinito buen gusto. Tenía una dulzura que disimulaba su voz pequeña pero varonil, transmitía simpatía y era sobretodo, un cantor carismático. Fue sin duda uno de los más grandes artistas de nuestro tango.

Junín, 13/06/2016

Presentaron “Tango en Junín”

Los amantes del tango podrán disfrutar de diversas actividades durante cinco días en Junín. El intendente la Ciudad, Pablo Petrecca, presentó oficialmente “Tango en Junín”, un importante ciclo cultural que se desarrollará entre el 13 y el 17 de julio próximos e incluirá la realización de la preliminar del Festival y Mundial de Tango BA 2016.

Mar del Plata, 30/05/2016

Amelita Baltar en el Teatro Colón

El sábado 11 de Junio a las 21 hs se presentará en el Teatro Municipal Colón la gran cantante Amelita Baltar, acompañada por la Orquesta Municipal de Tango que dirige el Maestro Julio Davila y el pianista Aldo Saralegui como invitado especial. Luego de su presentación en Mar del Plata, la cantante estrenará un nuevo espectáculo: "Noches de Kabaret" en el Teatro Maipo de Buenos Aires.

Letras

Ver mís letras
A B C D E F G H I J K
L M N O P Q R S T U
V W X Y Z

Desarrollado por Osmosis