Domingo, 23 de Enero de 2022

Clásica y Ópera | Compositores

Erik Satie

Erik Satie

Aunque el talento y el valor de Satie como compositor haya sido cuestionado mientras vivía, en la actualidad se le reconoce, sin lugar a dudas, como visionario. Sus ideas eran distintivas del siglo XX y, no sólo abrieron nuevos terrenos en el campo de la armonía y del ritmo, sino que introdujeron nuevas formas de pensar sobre el valor y el propósito de la música propiamente dicha. Su vida fue tan idiosincrásica como su música.








Creador de una música independiente, simple e irónica, Satie es considerado un precursor en distintos ámbitos. Debussy lo veía como un descubridor de nuevas armonías. Cage como el pionero de la música sin intención. Lo que no se sabe es si Satie llegó a ser eso y otras cosas de manera consciente o por casualidad. Ciertamente se sentía inseguro de su competencia como músico y casi a los cuarenta años (1905) se inscribió en la Schola Cantorum para recibir lecciones de contrapunto, fuga y orquestación con D’Indy y Roussel. Allí permaneció hasta 1908 y al parecer el resultado fue mucho más provechoso que aquel de su paso por el Conservatorio de París durante su juventud (1879-1886).

Las primeras obras importantes de Satie fueron los ciclos de Sarabandes (1887), Gymnopedies (1888) y Gnossiennes (1890), donde sus aventuras armónicas incluyeron el redescubrimiento de antiguos modos eclesiásticos. Esto surgió en parte debido a su interés y estudio del cristianismo medieval, lo que a su vez condujo a una asociación con el movimiento Rosacruz. De hecho, la mayoría de sus partituras escrita entre 1891 y 1895 fue pensada en ceremonias esotéricas imaginarias. Fue también en este periodo que conoció a Debussy, con quien estableció una duradera amistad, mientras que sus otras actividades incluyeron la interpretación de piano en el café Chat Noir de Montmartre, que era donde vivía en ese entonces.

En 1898 se trasladó al suburbio industrial de Arcueil-Cachan, pero continuó trabajando como pianista de café en Montmartre. Parte de esta música para el café fue incorporada en las Tres Piezas en Forma de Pera (que en realidad son siete) que, según se dice, deben su nombre a una crítica realizada por Debussy respecto a su forma. Pero Satie no compuso mucho hasta 1913, cuando comenzó a ser promovido por Viñes, Ravel y, desde 1915, por Cocteau. Dyaghilev le encargó un ballet, Parade, cuya partitura fue estructurada como una suite de pequeñas piezas escrita para orquesta más el empleo de una máquina de escribir y de una sirena.

Con escasas excepciones, la mayoría de las composiciones de Satie fueron destinadas al piano y por lo general consistían en miniaturas que llevaban títulos absurdos y que poseían un estilo a menudo plano y repetitivo. Pero Satie continuó trabajando con novedosas armonías, como sucede en los Nocturnes (1919), y aventurándose en aspectos técnicos, como lo hizo con su partitura para una secuencia fílmica de su ballet Relache (1924), con la que anticipó a Antheil y a Cage al planear la música según la duración de las secciones.

Satie también quiso extender su lenguaje hacia proyectos más ambiciosos como el drama sinfónico Socrate (1918), cuya parte vocal sigue modos de canto gregoriano acompañada por un modesto soporte instrumental. Además introdujo el concepto Música de Mobiliario para aquellas obras escritas como “música de fondo” y que, por ende, podían ser ignoradas (algo parecido a lo que en la actualidad se denomina como música ambiental).

En los años posteriores a la guerra, y gracias a Cocteau, Satie se convirtió en el modelo artístico de un grupo de jóvenes compositores, Les Six, conocido originalmente como Les Nouveaux Jeunes, y luego, en 1923, esta vez bajo el impulso de Milhaud, de un grupo que tomó el nombre de l’Ecole d’Arcueil. Sin embargo, y a pesar de todos sus admiradores, Satie fue y sigue siendo un artista inimitable.

Más Notas
Maurice Ravel
Félix Mendelssohn
Piazzolla más clásico que nunca
La tragedia de Georges Bizet
Juan Crisóstomo de Arriaga

Ver Historial




Breves

  • HECTOR BERLIOZ

    Fue un creador cuyo obstáculo fue la intransigencia de la mayoría de los músicos en casi todos los temas, desde su apoyo al uso del saxofón o a la nueva visión dramática de Wagner. Su vida fue excéntrica y apasionada. Ganó el Premio de Roma, el más importante de Francia en aquel momento, por una cantata hoy casi olvidada. Su obra musical es antecesora de estilos confirmados posteriormente.

  • El aprendiz de brujo de Paul Dukas se basa en una balada de Goethe. Es un scherzo sinfónico que describe fielmente cada frase del texto original.

  • La primera ópera de la que se conserva la partitura es Orfeo de Claudio Monteverdi. Se estrenó en Mantua en 1607, con motivo de la celebración de un cumpleaños, el de Francesco Gonzaga.

  • La obra que Stravinski compuso desde la época del Octeto de 1923 y hasta la ópera The Rakes Progress de 1951, suele considerarse neoclasicista.

  • En la Edad Media encontramos la viela de arco, de fondo plano y con dos a seis cuerdas, que se perfeccionó en la renacentista, hasta llegar a su transformación en el violín moderno a partir del siglo XVI, cuando se estableció una tradición de excelentes fabricantes (violeros) en la ciudad de Cremona.


Citas

  • DANIEL BARENBOIM

    "Un director no tiene contacto físico con la música que producen sus instrumentistas y a lo sumo puede corregir el fraseo o el ritmo de la partitura pero su gesto no existe si no encuentra una orquesta que sea receptora"

  • GEORGE GERSHWIN

    "Daría todo lo que tengo por un poco del genio que Schubert necesitó para componer su Ave María"

  • GUSTAV MAHLER

    "Cuando la obra resulta un éxito, cuando se ha solucionado un problema, olvidamos las dificultades y las perturbaciones y nos sentimos ricamente recompensados"

  • FRANZ SCHUBERT

    "Cuando uno se inspira en algo bueno, la música nace con fluidez, las melodías brotan; realmente esto es una gran satisfacción"

  • BEDRICH SMETANA

    "Con la ayuda y la gracia de Dios, seré un Mozart en la composición y un Liszt en la técnica"

MULTIMEDIA

  • Hágase la Música en Radio Brisas

    Ciclo 2011 - Programa N° 17

  • Sinfonía N° 6 "Pastoral"

    Ludvig van Beethoven

  • Danza macabra

    Camille Saint Saens

  • Si puo, si puo

    Ingvar Wixell (Tonio)

  • Peter Grimes

    Benjamín Britten

  • Sinfonia Nº 25

    Wolfgang A. Mozart

  • Sinfonía Nº 7

    Allegretto

  • Sonata violín y piano N° 1

    Johannes Brahms

Intérpretes

Poetas

Homero Manzi, 100 años

Homero Manzi, 100 años

El 1º de noviembre es una fecha fundamental en la historia del tango: se cumplen cien años del nacimiento de Homero Nicolás Manzione, más conocido como Homero Manzi, un poeta que en apenas 44 años de vida se dio el lujo de inventar un mundo. El fue quien evocó un pasado mítico en el sur porteño, cantó a los amores perdidos y los cielos añorados, y fue el culpable de que hoy Boedo sea un barrio en la nomenclatura porteña y no sólo una calle que se cruza con San Juan. Junto a su pasión lírica, Manzi fue también lo que en los 60 se llamó “un intelectual comprometido”: pasó sin escalas de las filas de Forja al peronismo más visceral.

Voces

José Ángel Trelles

José Ángel Trelles

Su voz se identifica con la música de Ástor Piazzolla y las letras de Horacio Ferrer. Con un estilo carente de yeite, está más cerca de la balada que del tango. No obstante, su repertorio integrado con composiciones vanguardistas, es acorde a estas características y resulta atrayente. Dueño de un registro de barítono, es afinado, tiene potencia y es fiel exponente de una generación de vocalistas que interpretan por un lado y cantan por el otro. Entre sus producciones discográficas se destacan: "Balada para un loco", "Y ahora yo", "Aguante barrio", "El ángel vive", grabado junto a la Camerata Porteña y junto al pianista Juan Carlos Cirigliano: "Sólo para dos".

Músicos

Agustín Bardi

Agustín Bardi

Hacia 1908 y en algunos cafetines de camareras de La Boca emplazados frente al Riachuelo, "El bar de la taquera" y el "Café del Griego", debutaba Agustín Bardi integrando, como violinista, un trío con Ravina y Benigno, y más tarde un cuarteto con el Tano Genaro Espósito. Al poco tiempo pasó al café "La Marina" donde interpretó públicamente el piano por primera vez. En 1911 actuó en "El Estribo" y ese mismo año compuso su primer tango: Vicentito, dedicado al bandoneonista Vicente Greco.

Junín, 13/06/2016

Presentaron “Tango en Junín”

Los amantes del tango podrán disfrutar de diversas actividades durante cinco días en Junín. El intendente la Ciudad, Pablo Petrecca, presentó oficialmente “Tango en Junín”, un importante ciclo cultural que se desarrollará entre el 13 y el 17 de julio próximos e incluirá la realización de la preliminar del Festival y Mundial de Tango BA 2016.

Mar del Plata, 30/05/2016

Amelita Baltar en el Teatro Colón

El sábado 11 de Junio a las 21 hs se presentará en el Teatro Municipal Colón la gran cantante Amelita Baltar, acompañada por la Orquesta Municipal de Tango que dirige el Maestro Julio Davila y el pianista Aldo Saralegui como invitado especial. Luego de su presentación en Mar del Plata, la cantante estrenará un nuevo espectáculo: "Noches de Kabaret" en el Teatro Maipo de Buenos Aires.

Letras

Ver mís letras
A B C D E F G H I J K
L M N O P Q R S T U
V W X Y Z

Desarrollado por Osmosis